Monumentos

En 1883 se inaugura el monumento al alcalde Rafael Rivero en la plaza que ahora lleva su nombre. Este personaje clave del siglo XIX local fue promotor de la traída de aguas desde Tempul, de la llegada del ferrocarril o de la creación de la caja de ahorros. Un sobrio pedestal de piedra y un elegante busto de bronce forman el conjunto, sencillo y nada pretencioso. En 2017 Rivero resiste, aunque ahogado en una selva de palmeras (y terrazas). Lejos del centro, en la Avenida Reina Sofia, una rotonda espera recibir un monumento de cinco metros de alto y de discutible calidad artística. Estaría dedicado a una imagen mariana de advocación desconocida por la mayoría de los jerezanos. El concejal de cultura pone en duda su idoneidad. El AMPA del colegio que lo ha costeado amenaza con denunciar al Ayuntamiento por no cumplir las promesas del anterior equipo de gobierno. Por desgracia, el debate se centra por parte de algunos partidos en lo ideológico. Sin embargo, el anuncio de la creación de una comisión que valore las cualidades formales de estas obras y en la que se integren especialistas es una buena noticia, aunque haya que acogerla con las debidas cautelas. Porque de lo que no hay duda es del descontrol y falta de criterio con que se ha dado entrada en el espacio público de nuestra ciudad a este tipo de piezas. Hace tiempo se destapó la Caja de Pandora, bajo los auspicios de conceptos estéticos oscuros, y de intenciones clientelares muy claras. Ahora es una triste y fea realidad palpable en numerosos rincones y, lo peor, una epidemia que quiere seguir creciendo. Por ello, cabe reflexionar si, aunque nos salgan gratis, es asumible que un grupo tenga el derecho a imponernos al resto de ciudadanos estos monumentos. Y cabe pensar si somos de verdad conscientes de la deplorable imagen que a través de estas esculturas damos como ciudad.

http://www.diariodejerez.es/opinion/articulos/Monumentos_0_1104789750.html

Redescubrir el mudéjar

wp_20161010_13_24_09_pro

Se mueve nerviosamente de un lado a otro del interior de la iglesia. Su mirada, inquieta, vuela de ese capitel a estos dientes de sierra o se posa en aquellos “angrelados”. Al poco, señala un arco que resulta desapercibido para la mayoría de los presentes. Intento seguirlo como inspirado por la misma excitación intelectual. Fernando López Vargas-Machuca habla de la arquitectura gótico-mudéjar con el mismo apasionamiento con el que escribe sus críticas de música clásica, su otra gran predilección. De repente, me dice que no entiende nada de lo que ve. Lo escucho con incredulidad, admitiendo que se trata de uno más de sus habituales e incisivos golpes, de los que a veces no se escapa ni él mismo. De otra forma no podríamos entender que lleve desde los años noventa redescubriendo el mudéjar jerezano, enseñándonoslo con unos ojos diferentes, con un enfoque renovado que además nunca se ha quedado estancado ni ha dejado de avanzar. Todo ello plasmado en múltiples artículos y en un libro monográfico sobre el gran símbolo de este estilo artístico en la ciudad, la parroquia de San Dionisio. Pero López es consciente de los cimientos historiográficos sobre los que ha levantado sus investigaciones, desde los aciertos y los errores de autores ya clásicos como Diego Angulo Iñiguez o Hipólito Sancho de Sopranis hasta las aportaciones más recientes, entre las que sobresalen el descubrimiento de la documentación de la autoría de la capilla de la Jura de San Juan de los Caballeros por parte de José Jácome González y Jesús Antón Portillo o la tesis doctoral que sobre el tema ha escrito el arquitecto José María Guerrero Vega en 2015. Todo un corpus bibliográfico en el que esta tarde, a partir de las 20:00 y en la Academia de San Dionisio, Fernando se adentrará y desentrañará con su acostumbrada elocuencia, desenfada y rigurosa a la vez.

http://www.diariodejerez.es/opinion/articulos/Redescubrir-mudejar_0_1100590269.html

La Fuente

5fb92115b0
Vista actual. Foto: Ayuntamiento de Jerez

Casi invisible en medio del despropósito, silente, casi muerta, la fuente de la plaza del Mercado es esa parte que nos habla sin tapujos de un todo, una realidad más amplia, en este caso, manifiestamente mejorable. No hace falta explicar ese contexto, tan explícito como conocido. Unas vallas la tapan ahora pero también la protegen de la bestialidad del vandalismo que dejó su huella en forma de roturas, pintadas y basura. El monótono sonido del agua hace tiempo que no se oye: su interior está seco. Vive el peor momento de su peculiar historia, desde que fuera instalada en la plaza en 1981. Procedente del antiguo Recreo del Retiro, un espacio ajardinado creado en el siglo XIX, es, no obstante, una pieza muy anterior. Así lo demuestra la decoración labrada sobre su mármol blanco, con formas que parecen partir del Manierismo, como son las máscaras de cueros recortados o las superficies agallonadas.

dscf4151

Aunque su origen sigue siendo un misterio, en fechas recientes ha sido objeto de investigaciones por parte de Jesús Caballero Ragel, cuyas conclusiones se publicaron en las páginas de este periódico el pasado julio, y Antonio Aguayo Cobo, en la última ponencia del ciclo “La pieza del mes” del Museo Arqueológico. De este modo, el primero considera que fue realizada para la Cartuja y la identifica con otra que tuvo el Claustro Chico del monasterio, hecha en Génova entre los años 1534 y 1537. Por su parte, Aguayo propone, además de un complejo mensaje iconológico, que su primera ubicación fuera el patio renacentista del Palacio de Ponce de León, teniendo en cuenta que tanto este edificio y como el hoy Parque del Retiro, antes de ser donados a la Ciudad, fueron propiedad de una misma familia, los Ysasi Lacoste. Sin embargo, en lo que ambos coinciden es en la necesidad de su urgente restauración. Una reclamación a la que todos debemos unirnos.

 

http://www.diariodejerez.es/opinion/articulos/Fuente_0_1096390871.html

ENLACES RELACIONADOS:

Caballero Ragel Diario de Jerez

Artículo Caballero Ragel

Artículo Aguayo Cobo

Nacimiento pictórico y musical

dscf4437-copia

Hay una música muda, testimonio remoto de los sonidos de siglos pasados, que habita, o más bien sobrevive, en algunas ajadas piezas artísticas de la ciudad. Está plasmada sobre diversos materiales o soportes y pertenece a distintas épocas. No obstante, permanecemos sordos y ciegos frente a su presencia. Sólo una mirada inquieta nos permitirá escuchar y ver: las pinturas o las esculturas misteriosamente suenan cuando observamos que la música es pintada o esculpida. Son los imaginados ecos de unos instrumentos musicales presentes en múltiples obras. El inevitable peso de estas fechas me lleva a elegir, por su temática navideña, una de ellas. Aquí es la ancestral voz de la gaita la que acaba de hablar en honor del Niño Dios. La porta uno de los tres pastores que rodean a la Sagrada Familia. Los gestos ante el recién nacido de todas las figuras, nerviosas y curvilíneas, son de veneración pero también de sorpresa y hasta de curiosidad, incluidas las ingenuas representaciones de la mula y el buey, que rompen la simetría de la composición. Arriba, otra música persiste, el obligado coro de ángeles que entona el “Gloria in excelsis Deo”, el “Gloria a Dios en las alturas” del anuncio a los propios pastores.

Estamos ante el altar mayor de la iglesia de San Marcos, el conjunto pictórico más importante conservado en los templos jerezanos. Tan apreciable como olvidado pues se sigue echando en falta un estudio pormenorizado de sus diecinueve tablas que permita deslindar la labor de cada uno de los artistas que se sabe que intervinieron en él: Alejo Fernández, Cristóbal de Cárdenas o Vasco Pereira. Pero si primordial es la investigación, mayor aún es la necesidad de restauración, que llega a ser imperiosa para nuestro Nacimiento, cuyos colores dejan de resonar y sus notas se oscurecen ante nuestra sorda ceguera de siempre.

ilustracion-12

http://www.diariodejerez.es/opinion/articulos/Nacimiento-pictorico-musical_0_1092190884.html

Fernando Ortiz

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En medio de una tempestad de agitadas olas de talla dorada, gravitan inalterables tres figuras femeninas. Dos de ellas se sientan sobre volutas agresivas y, en contraste, muestran un marcado aplomo, una serenidad expresiva sólo atenuada por los vibrantes y angulosos pliegues de sus ropajes. Son alegorías de las Virtudes Teologales: la Caridad, rodeada de niños, y la Esperanza, portando el ancla. Arriba, rematando el alambicado conjunto, de pie, triunfante, la Fe, con la Cruz y el Cáliz, de composición más aparatosa y movida, de quebrados ritmos y diagonales. Estamos en el retablo-baldaquino del Sagrario de San Miguel, obra cumbre del rococó andaluz por su imaginativo diseño y refinada ejecución. Pese a su pequeño tamaño y al protagonismo evidente de la arquitectura retablística, las tres esculturas que acabamos de describir fueron realizadas con un esmero poco habitual en este tipo de retablos del final del Barroco. Tampoco es normal la calidad de los dos ángeles lampareros que cuelgan a cada lado del altar. Son, sin duda, los mejores de Jerez. Sobresalen por el estudiado dinamismo de los paños, la cuidada belleza andrógina de las cabezas o la delicada policromía. Ángeles y virtudes llegaron de tierras malagueñas entre 1769 y 1770. Su autor, Fernando Ortiz, fue uno de los más afamados escultores de la Andalucía de esa época, ya que trabajó para el Palacio Real de Madrid y fue reconocido como miembro de la Academia de San Fernando. Su producción para Málaga se perdió lamentablemente en buena parte en los desgraciados disturbios de los años treinta. Nos quedan, en cambio, obras para dispares lugares de la región, caso de nuestra ciudad o de Osuna, localidad donde se celebra ahora una exposición por los 300 años de su nacimiento. Una efeméride que puede ser una buena ocasión para conocer más a este gran y desconocido artista.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

http://www.diariodejerez.es/opinion/articulos/Fernando-Ortiz_0_1087991419.html

 

Confusión retablística

retablo
El retablo en San José del Valle

Cuando en 1767 los jesuitas son expulsados de España, sus bienes quedan en poder de la Corona. En Jerez los retablos de la antigua iglesia de la Compañía se reparten entre distintas iglesias. A la de Santiago se dona el de San Ignacio en 1770, siendo colocado en el altar colateral del lado de la epístola, donde hoy se veneran las imágenes de la hermandad de la Buena Muerte. ¿Cómo era esta pieza? En un inventario redactado en 1768 (Archivo Municipal, legajo 114, expediente 3501, ff.9v-10), cuando dicho retablo aún se encontraba en su localización original, se especifica que tenía 8 varas de altura y 6,5 de ancho. La policromía consistía en talla y molduras doradas y fondos pintados mediante una corladura celeste. ¿Cuándo desapareció? Aún aparece en un inventario parroquial de este edificio de 1849 donde se especifica que “fue de los jesuitas” y estaba presidido entonces por una talla del Apóstol titular del templo. Después se le pierde el rastro, por lo que pensamos que debió de ser destruido en la devastadora restauración que padeció Santiago a finales del XIX.

La identificación con el polémico retablo de la sala capitular de la Cartuja cartujana choca, entre otras cosas, con la diferencia de policromía (fondos azulados y no blancos) y con sus distintas medidas pues las del retablo jesuítico eran inferiores, 6,5 m. de alto por 5,5 m. de ancho aproximadamente, mientras que el cartujano es de 9 m. por 6,40 m., según refleja la ficha correspondiente de la base de datos del Patrimonio Mueble de Andalucía. Aun reconociendo que debido a la accidentada historia del retablo se hayan modificado sus medidas originales, la diferencia tan acusada de 2,5 m. de altura es lo suficientemente elocuente para poner en duda que ambos sean el mismo. Y en caso de duda, lo mejor es perdonarle la vida al condenado, o sea, in dubio pro reo.

http://www.diariodejerez.es/opinion/articulos/Confusion-retablistica_0_1083791745.html

Más sobre el retablo de la Cartuja

obispadoazul

Usar la Historia para acabar con ella. Eso es lo que definitivamente parece perseguir el Obispado con su última nota de prensa sobre el retablo de la sala capitular de la Cartuja. Apena su empecinamiento en este asunto y su sordera frente a la opinión de historiadores y de otros grupos ciudadanos. Al final todo se resume en una reafirmación, aunque nos pidan “rigor científico” y evitar la “generación de opinión desinformada”. Tomémosles, pues, la palabra, ya que los argumentos presentados pueden ser rebatibles.

En primer lugar, se defiende que el retablo que es descrito en los inventarios del monasterio dentro su primitiva ubicación, en la sacristía, no es este, ni siquiera la imagen de la Piedad de Esteve Bonet era la que presidía este espacio, sino otra desconocida de igual iconografía (esperemos que la Catedral de Cádiz, donde tantos años se conservó la talla del escultor valenciano, no la reclame ahora como suya). Para fundamentar esto se basan, entre otras fuentes, en el historiador Mariano Pescador, quien asegura que el retablo procede del jerezano Colegio de la Compañía, del que pasó ya en el mismo siglo XVIII a la parroquia de Santiago y de donde se llevó a San José del Valle a finales del XIX. Esta aseveración nos llena de extrañeza porque hay descripciones de los retablos jesuíticos en el Archivo Municipal y ninguno concuerda con este. Por ello, cabe pensar en una confusión por parte de Pescador.

Pero, por otro lado, aun cuando se demostrara su, más que dudosa, procedencia de la iglesia de Santiago – detalle espinoso que, por cierto, omite la nota de prensa – esto daría más razones a aquéllos que reclaman el retablo para este restaurado, y vacío, templo. Y es que, sea como fuere, de lo que no hay duda es que esta obra está ligada a la Historia de Jerez y su patrimonio. Y así debe seguir siendo.

http://www.diariodejerez.es/opinion/articulos/retablo-Cartuja_0_1079592232.html